Archivo de la etiqueta: papel

La Nanocelulosa es la llave a un papel más resistente y ecológico

La nanocelulosa – material que se obtiene en base a las unidades estructurales más sencillas de la materia vegetal – está generando una revolución en diversas industrias y constituye un recurso clave para la bioeconomía en regiones donde la actividad forestal es una de las principales fuentes de ingreso de la población.
Un grupo de investigadores del Instituto de Materiales de Misiones (IMAM, CONICET – UNAM), trabaja en el desarrollo de nanofibras de celulosa obtenidas a partir de residuos foresto-industriales de especies tradicionales, como pino o eucaliptus, así como también de otros cultivos alternativos que están en expansión, como la moringa (Moringa oleífera), un árbol originario de la India que se cultiva en Misiones, Argentina. Estos recursos podrán ser empleados en la fabricación de papel, aumentando su resistencia y generando procesos más amigables con el ambiente.
Los usos de la nanocelulosa son múltiples y van desde la fabricación de materiales para automóviles hasta insumos médicos. Los trabajos que se realizan en el nordeste argentino apuntan particularmente al papel. “Estudiamos la potencialidad de las nanofibras para reforzar papeles, particularmente los marrones que se utilizan para embalaje, que son los que representan el mayor volumen de producción de la industria papelera”, explicó la investigadora independiente del CONICET en el IMAM y responsable del Programa de Celulosa y Papel (PROCYP), María Cristina Area.
El desarrollo de nanofibrilas de celulosa en Misiones comenzó hace 3 años, con estudios basados en materiales como el aserrín de eucaliptos y del bagazo de la caña de azúcar, es decir, desechos de cultivos extendidos en la región. Después de ese punto de partida, se iniciaron distintas líneas de estudio que buscan identificar la potencialidad de las especies y diferentes aplicaciones de las nanofibras.
“Una de las fortalezas de estas nanofibras es que, a diferencia de otras nanopartículas en base a carbón que también se están estudiando, son completamente biodegradables. Son de origen orgánico y se obtienen a partir de recursos naturales que son muy abundantes en nuestra región, por lo que su potencialidad es enorme”, destacó la investigadora adjunta del CONICET en el IMAM, María Evangelina Vallejos.
Actualmente, uno de los trabajos del Instituto estudia el potencial de la moringa. Los frutos del árbol se usan para la producción de aceite, mientras que las hojas se secan y se exportan a países europeos, donde son reconocidas sus propiedades medicinales. Pese a que tiene un crecimiento muy rápido, la madera no puede ser aprovechada para la fabricación de papel por su baja densidad, pero si es útil para la obtención de nanocelulosa.
En los primeros ensayos, que ya fueron publicados en revistas científicas y expuestos en congresos internacionales por la becaria doctoral Julieta Benitez, compararon las nanofibras de moringa con las obtenidas a partir de aserrín de eucalipto y verificaron que las propiedades son similares. “Un factor interesante es que para obtener las nanofibras de moringa se utiliza mucha menos energía, lo que abarata el costo de producción. La idea final es que esta propiedad que estamos probando permita que la moringa se convierta en un cultivo alternativo de rotación en la región”, manifiesta Area.
Para obtener la nanocelulosa, los materiales de origen son sometidos a procesos químicos y mecánicos que permiten desestructurar las fibras y llegar a la escala nanométrica, un nivel imperceptible a simple vista, que equivale a la mil millonésima parte de un metro. El resultado es un hidrogel, que es el que contiene las nanofibras.
Otro de los proyectos que desarrolla el grupo busca obtener el hidrogel a partir de aserrín de pino. En los ensayos del trabajo, que está a cargo de la becaria Nanci Ehman, buscan identificar si se obtienen mayor refuerzo al incorporar las nanofibras a la preparación de la pulpa o bien aplicándolas superficialmente sobre el papel.
El uso de residuos como materia prima y la disminución en el consumo de energía para su fabricación convierten a la nanocelulosa en un recurso fundamental para aumentar la sustentabilidad del proceso de producción de papel.
Fuente: CONICET/DICYT

Cómo hacer papel reciclado casero


23/10/14 –
Siempre está la posibilidad de aprovechar una jornada ociosa para practicar estas actividades que pueden ser muy entretenidas para llevar a cabo en familia. Hacer papel reciclado es bastante sencillo, aunque requiere paciencia y respetar los pocos pasos que lleva el procedimiento. Bien pueden seguir el instructivo que propone en Internet Hágalo Usted Mismo de La Casa de Chile o buscar otro tipo de alternativas.
Para comenzar con el reciclado de papel necesitaremos algunos utensilios que podremos encontrar en nuestra casa. Debemos comenzar con la materia prima, papeles de diario o revistas, cartones, papeles de colores, papel higiénico, lo que puedan usar.
Necesitaremos también un recipiente grande donde echaremos el papel, una batidora o licuadora, una cuchara grande y un colador fino, una tela o malla de mosquitero y varias telas del tamaño que deseemos donde colocaremos finalmente el papel reciclado.
Una vez que tenemos los materiales podemos recortar el papel en trozos pequeños. Cuando hayamos finalizado de cortar el papel lo introducimos en el recipiente grande, un balde por ejemplo, y los mezclamos con agua caliente, aproximadamente el doble de agua que de papel.
Ahora es el momento de poner el papel y el agua en la batidora hasta que el papel quede bien molido y conseguir una pasta espesa que dejaremos reposar durante unas horas.
Pasado este tiempo es el momento de utilizar el colador para eliminar el exceso de agua, una vez bien escurrido lo pasaremos por debajo de la canilla con agua fría para dejar la pasta bien aclarada, otra opción es usar algún tipo de anilina para matizar la pasta. Escurrimos nuevamente y ya lo tenemos casi listo.
Colocamos el materia sobre la tela de mosquitero, y lo extendemos a nuestro gusto. Este proceso determinará el tamaño de la hoja de papel reciclado.
Una vez extendido colocamos una tela por encima de la pasta de papel y volteamos la tela de mosquitero para retirarla. Recubriremos la pasta de papel con la tela por todas sus partes. Podemos poner, durante un corto periodo de tiempo, peso encima de la tela para que nuestro papel reciclado quede mas fino. Posteriormente cuando la tela haya absorbido el agua, retiraremos la tela y dejaremos la hoja de papel secarse durante al menos un día y listo.

Papel hecho con caña de azucar

proceso de produccion de papel grafico de ledesmaLedesma sacó al mercado una linea de cuadernos denominados +Caña, que se presentan como una alternativa ecológica y ofrecen consejos sobre el cuidado del medio ambiente.
Este producto, que se encuentra disponible desde hace meses, ha recibido una distinción por la Asociación Internacional de Prensa de Papelería (ISPA, por sus siglas en inglés). Es así como la ISPA eligió al cuaderno +Caña, de Ledesma, como uno de los cinco mejores productos de 2012 en el rubro de papelería, oficina y artículos escolares.
La mención se otorgó en el marco de la feria internacional de productos de papelería y oficina Paperworld, que se lleva a cabo cada año en Frankfurt, Alemania, donde estos cuadernos compitieron con productos de todo el mundo.
El cuaderno +Caña se fabrica con el papel que la empresa dueña del reconocido ingenio produce en Libertador General San Martín, Provincia de Jujuy, y está alineado con las tendencias mundiales en materia de medio ambiente y consumo responsable. Más allá de las palabras mensaje sobre la preservación de la naturaleza, se destaca que ha sido fabricado con elementos que cuidan el medio ambiente, ya que está fabricado con papel hecho con fibra de caña de azúcar, tapa reciclada de seis envases TetraPak, espiral biodegradable y contratapa de cartón certificado.
Cada una de las hojas del cuaderno +Caña está hecho con más de un 90 por ciento de fibra de caña de azúcar, que es un cultivo plurianual y una fuente alternativa de celulosa.
La principal materia prima de Ledesma, la caña de azúcar, se utiliza también para la producción de celulosa y papel.
Practicamente, la totalidad de la fibra obtenida de la caña de azúcar se procesa y sobre la base de incorporación de tecnología, reducción de costos, aumento de la productividad y control de calidad, Ledesma creció hasta convertirse en el principal productor de papel obra para impresión y escritura de Argentina. En números, esta empresa elabora actualmente 105.000 toneladas anuales de papel, aproximadamente el 40% de la producción nacional.