Archivo de la etiqueta: fao

Seminario regional sobre agroecología


6/7/15 –
 Según señalaron los participantes del seminario regional sobre agroecología realizado en la capital de Brasil, organizado por el gobierno Brasilero, CELAC, Mercosur y la FAO “La agroecología debe convertirse en una parte importante de las estrategias de erradicación del hambre de los países de América Latina y el Caribe”.
Según la FAO, la agroecología permite el desarrollo sostenible de la agricultura, el avance hacia sistemas alimentarios inclusivos y eficientes y promueve el círculo virtuoso entre la producción de alimentos saludables y la protección de los recursos naturales.
Países como Cuba, Bolivia, Nicaragua y Ecuador han desarrollado marcos de política de desarrollo rural agropecuario con enfoque agroecológico, mientras que durante el seminario de Brasilia, Dominica anunció su plan para transformar toda la producción agrícola de la isla a producción orgánica en 10 años.
Patrus Ananias, Ministro de Desarrollo Agrario de Brasil, destacó la Política Nacional de Agroecología y Producción Orgánica de su país: “En Brasil, necesitamos producir más alimentos para consolidar el gran logro que tuvimos en el 2014, cuando salimos del mapa del hambre según la FAO. Tenemos que invertir en investigación para buscar el equilibrio entre la preservación de los recursos naturales y la producción de alimentos”.
La agroecología permite proteger la biodiversidad y rescate de los productos locales, estimula el desarrollo de circuitos cortos de agricultura y nuevas oportunidades para el desarrollo de los territorios rurales y de la agricultura familiar, los cuales que promueven una mejor calidad de vida tanto para productores como consumidores, generando alimentos más saludables.
Para desarrollar la agroecología en la región, los participantes del seminario realizaron una serie de recomendaciones que serán enviadas a los gobiernos de la región y sus organismos de integración como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Reunión Especializada de Agricultura Familiar del Mercosur (REAF).
Las recomendaciones incluyen: formular y ejecutar marcos legales y reglamentos para avanzar la agroecología con enfoque de soberanía alimentaria; construir una red regional de intercambio de prácticas e información sobre agroecología; crear mecanismos para promover la cooperación Sur-Sur en agroecología e incentivar la producción de alimentos adecuados y saludables.
La FAO puso a disposición de todos los países, organizaciones de productores, mujeres y pueblos indígenas la Plataforma de conocimiento de Agricultura Familiar, que reúne información de calidad sobre dicho sector de todo el mundo, incluyendo leyes y reglamentos nacionales, datos y estadísticas pertinentes, investigaciones, artículos y publicaciones, además de políticas públicas de fomento agroecológico. (ComunicaRSE)
.

Programa Argentino de Reducción de Pérdida y desperdicio de Alimentos

1/7/15 – Acompañando la inquietud de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina se creó por medio de la resolución oficial 392/2015 el “Programa Nacional de Reducción de Pérdida y desperdicio de Alimentos”, a fin de atender a esta problemática como un aspecto estratégico para mejorar la seguridad alimentaria y nutricional.
“Somos conscientes de que las pérdidas y desperdicios de alimentos impactan en la sostenibilidad de los sistemas alimentarios, reducen la disponibilidad local y mundial de comida, generan mermas de ingresos para los productores, aumentan los precios para los consumidores e impactan de manera negativa en su nutrición y salud, afectando el medio ambiente debido a la utilización no sostenible de los recursos naturales“, destacó al respecto el secretario de Agricultura de la Nación, Gabriel Delgado.
En este sentido, el Programa,  tiene por objetivo coordinar, proponer e implementar políticas públicas, en consenso, con la participación de representantes del sector público y privado, la sociedad civil y organismos internacionales, entre otros, que atiendan a las causas y los efectos de la pérdida y el desperdicio de alimentos.
Como ya hemos comentado, la FAO ha estimado que 1/3 de los alimentos producidos en el mundo se pierde o desperdicia en las cadenas de producción, comercialización y consumo. Y, en la misma línea, según datos del Banco Mundial, entre 1/4 y 1/3 de los alimentos producidos anualmente para consumo humano a nivel mundial se pierde o desperdicia, y más de un tercio 1/3 de dichas pérdidas ocurren a nivel de los consumidores.
La iniciativa local diferencia por un lado la pérdida de alimentos, que refiere a la disminución cualitativa o cuantitativa de alimentos destinados al consumo humano durante el proceso productivo. Y por otro, el desperdicio de alimentos en referencia a las pérdidas derivadas de la decisión de desechar los alimentos que todavía tienen valor y se asocia principalmente con el comportamiento de los vendedores mayoristas y minoristas, servicios de venta de comida y consumidores.
La resolución contempla las estimaciones del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), que expresa que sólo se consume la mitad de las frutas y hortalizas que se cosechan, siendo las etapas de producción, “post” cosecha y procesamiento responsables de aproximadamente el ochenta por ciento (80%) de esa pérdida, mientras que en el caso de los cereales apenas se consume un cuarto (1/4) de la producción total.
Según el “Estudio de Calidad de los Residuos Sólidos Urbanos”, realizado en 2011 por el Instituto de Ingeniería Sanitaria de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires junto con la Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado (CEAMSE), se estima que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se desechan aproximadamente entre doscientas toneladas (200 t) y doscientas cincuenta toneladas (250 t) diarias de alimentos en condiciones de ser consumidos, los cuales representan quinientas cincuenta mil (550.000) raciones de comida.
En el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), esta cifra asciende a seiscientas setenta toneladas (670 t) por día, lo que representa aproximadamente un millón seiscientos setenta y cinco mil (1.675.000) platos de comida.
“La importancia de estos aspectos requiere profundizar el diseño de instrumentos de intervención política para contribuir a reducir las pérdidas y desperdicios de alimentos fundamentalmente a través de la concientización, en los distintos eslabones de la cadena, de las causas que generan pérdida y desperdicios y de posibles acciones para su mitigación”, expresa en su letra la resolución.
Además, revaloriza la necesidad de la participación de todos los agentes que intervienen en las distintas etapas de las cadenas productivas hasta el consumidor, de manera organizada, coordinada y estructurada.
Entre las funciones previstas por el Programa se encuentran la de  investigar y coordinar iniciativas, actividades y proyectos entre los actores implicados en la producción primaria, elaboración, distribución y consumo de alimentos. También la de elaborar manuales de buenas prácticas y de recomendaciones sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos y fortalecer los vigentes.
Además de profundizar los diagnósticos en infraestructura de almacenamiento y transporte que permitan proponer medidas que minimicen la pérdida de productos en las etapas de “post” cosecha y distribución.
Además de Implementar campañas de sensibilización de los perjuicios de la pérdida y desperdicio de alimentos y de las acciones que apunten a la revalorización de los mismos y al consumo responsable necesario para instalar un nuevo paradigma de sociedad circular que reduzca, recicle y reutilice los alimentos buscarán desarrollar conocimientos y capacidades en los operadores de la cadena alimentaria para aplicar prácticas de manipulación de alimentos inocuas que eviten/reduzcan las pérdidas y el desperdicio de alimentos por incumplimiento de los estándares mínimos.
Así como Desarrollar un sello de garantía que avale el proceso productivo con pérdidas mínimas.

Desperdicio de Alimentos

alimentos desperdiciados3/2/15 – Según los datos que maneja la FAO un tercio de la producción de los alimentos destinados al consumo humano se pierde o desperdicia en todo el mundo, lo que equivale a aproximadamente 1 300 millones de toneladas al año. Esto significa obligatoriamente que cantidades enormes de los recursos destinados a la producción de alimentos se utilizan en vano, y que las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por la producción de alimentos que se pierden o desperdician también son emisiones en vano. Además de este impacto entendemos que hay una cuestión moral vinculada a la mala distribución de la riqueza en un mundo donde el hambre sigue siendo un flagelo que se carga la vida de los más necesitados. Sin ir más lejos, en Argentina han muerto tres chicos por desnutrición en los primeros 30 días del año.
Si nos ponemos a pensar en la cantidad de alimentos que arrojamos a la basura, ya sea por sobras o por caducidad, descubriremos que solemos tener importantes fallas a la hora de establecer u consumo responsable. Dejando de lado la cuestión económica, descubrimos que la cantidad de comida que se desperdicia es altísima y podemos tomar medidas concretas para evitar que la cantidad de alimentos desperdiciados se reduzca, así como también podemos tomar medidas a la hora de elegir los envases buscando reducir la cantidad de residuos que producimos.
El truco está en hacer compras racionales, pensar en el consumo que hacemos de los alimentos que compramos y pensar antes de comprar.