Archivo de la etiqueta: desperdicio

Desperdicio de alimentos en Argentina

Según cifras que maneja la representación local de la FAO, en Argentina las pérdidas y desperdicios de alimentos se estiman en un 12,5% de la producción agroalimentaria, algo más de 16 millones de toneladas.
Por su parte, en América Latina se pierden o desperdician hasta 127 millones de toneladas de alimentos al año (representa un 6% de las perdidas mundiales), suficientes para satisfacer las necesidades de 300 millones de personas, también de acuerdo a estimaciones del organismo internacional.
Para tratar de evitar esta situación, desde el Ministerio de Agroindustria argentino, se ha elaborado una Guia para Municipios y un Manual para aprovechar al máximo los alimentos y evitar su desperdicio, que son excelentes herramientas para comenzar a hablar del tema, darle difusión y comenzar a revertir una situación que muchas veces pasa desapercibida para la sociedad. Algo llamativo ya que los niveles de pobreza en el otrora granero del mundo se elevan al 30% y los problemas de alimentación son evidentes.
Desde la cartera de agroindustria explican que “El objetivo de esta Guía es brindar, de manera sistemática y metodológica, los pasos a seguir para abordar la problemática de las pérdidas y los desperdicios de alimentos en una ciudad o municipio,
para alcanzar soluciones viables y sostenibles.”
Por otra parte, el Manual busca llegar a los ciudadanos directamente, ofreciendo datos y concejos prácticos para evitar el desperdicio innecesario de alimentos y ejercer un consumo responsable.

Buscan regular el desperdicio de alimentos en España

La Organización de Consumidores y Usuarios  de (OCU) pide al Gobierno español “una regulación que frene de manera efectiva el desperdicio de comida” y que, como en Francia, obligue a los supermercados a donar la comida sobrante cuando aún está en buen estado, o darle otros usos cuando ya no lo está.
Con motivo del día Mundial de los Derechos del Consumidor que se celebra este martes, la OCU lanza la campaña No Tires la Comida, contra el desperdicio alimentario.
Vale saber que España es el séptimo país que más comida desperdicia de la Unión Europea, en el caso de Argentina y otros países de Latinoamérica estamos bastante más lejos de conocer estos datos ya que no hay ninguna estadística al respecto. Por otro lado, las medidas que surgen desde la sociedad para mitigar este problema (como la Heladera solidaria) no terminan cuajar en la comunidad.
Por medio de un comunicado, la organización española denuncia que entre el 30 y el 50% de los alimentos comestibles acaban desechados. Uno de los objetivos de esta campaña es generar conciencia en los consumidores, ya que en los hogares españoles se desperdician 1,36 millones de toneladas de comida.
A través de una juntada de firmas, la OCU busca impulsar su propuesta que pueda permitir la generación de un marco legal en esta dirección, que pasa por prohibir las prácticas que impliquen estropear alimentos haciéndolos inservibles para su consumo e incentivar la donación a bancos de alimentos y ONGs. También exige fechas de consumo preferente y de caducidad acordes a los criterios de calidad y seguridad alimentaria y no en función de intereses económicos particulares y fomentar la reutilización y reciclado de los alimentos sobrantes.

Cuánto nos cuesta el desperdicio de alimentos?

desperdicio de alimentosLos sanitaritas apoyan la máxima “Es mejor prevenir que curar”, esto en cuanto a costos y consecuencias. Si llevamos este concepto a la producción y desperdicio de alimentos nos encontramos con un panorama similar.
Los costos económicos, medioambientales y sociales del desperdicio de alimentos ascienden a unos 2,6 billones de dólares al año, mientras que cerca del 15% de la población del planeta pasa hambre.
En los últimos años, un 30 por ciento de la producción alimentaria mundial se pierde después de la cosecha o se desperdicia en mercados, hogares y casas de comida. Esto equivale a u$s 750 000 millones en términos de costos de producción y casi a un billón de dólares si contemplamos su valor comercial.
Si la naturaleza nos hiciera pagar la factura total del derroche de alimentos, podría cobrar a la sociedad al menos otros 700 000 millones de dólares cada año. Por otra parte, una vez desperdiciados, esos alimentos continúan generando emisiones de gases de efecto invernadero y causando daños relacionados con el cambio climático,
utilizando agua para regadío y aumentando su escasez, talando bosques y erosionando el suelo y causando la pérdida de polinizadores, peces y otro tipo de biodiversidad.
Pero estos son solamente los costos calculables. Hay otros indicadores que no se pueden cuantificar como la pérdida de humedales que purifican el agua, la biodiversidad de los pastizales, el valor de los descartes de la pesca,  la escasez de insumos agrícolas esenciales como el fósforo o el aumento de los precios de los alimentos debido a una menor oferta.
Es así que esta situación debe revertirse ya sea por cuestiones ambientales o sociales y nosotros como simples consumidores solo podemos tomar conciencia y tomar las medidas que están al alcance en nuestros hogares, además de reclamar a nuestros dirigentes que pongan estos temas en la agenda pública para tomar medidas macro.