Día Mundial del Reciclaje

El 17 de mayo se celebra el Día Internacional del Reciclaje. Esta iniciativa trata de concienciar a los ciudadanos del mundo sobre una mayor responsabilidad con la materia y los desechos que dañan la naturaleza. El logo del reciclaje fue creado en 1970, cuando en un concurso de diseño para alumnos estadounidenses, Gary Andersen de la Universidad de California del Sur, resultó ganador con este logo. Consiste en un círculo  con tres flechas, que representan las tres fases del reciclaje: reducir, reusar y reciclar.
En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, las 3 millones de personas que la habitan, junto a otros tres millones y medio que la visitan diariamente, generan unas “6.500 toneladas de residuos por día, de las cuales se procesa el 73% y de ese porcentaje, se recupera un 78%. Es decir que, el recupero neto de la basura producida es el 57%.” según informan desde  el Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño.
Este es uno de los pocos casos que se pueden citar en el país ya que muchas iniciativas fueron truncadas por diferentes cuestiones, aunque principalmente por los cambios políticos y la falta de concientización de la clase política de tomar la problemática de los residuos como políticas de estado.
Aunque el origen de esta celebración no está muy claro, se estima que la fecha fue instituida en 1994 en Texas, Estados Unidos y luego se extendió a otros países. Posteriormente, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), establece el Día Internacional del Reciclaje en el 2005.

Record para la ecobici porteña

El jueves 4 de mayo se superó la marca anterior de 6.145 viajes en octubre de 2016. El sistema público de bicicletas ya tiene 150 estaciones operativas con 1.925 unidades disponibles y 215 mil usuarios registrados. Los 7.866 viajes marcan el éxito de un sistema de movilidad urbana con bajo impacto y gran aceptación.
La red de ecobicis sigue sumando estaciones, bicicletas y usuarios: ya son 150 los puntos de Buenos Aires donde funciona el sistema, con 1.925 unidades con anclajes reforzados. Las personas registradas suman 215.000 de las cuales el 44 % de los usuarios son mujeres, y el 56 %, varones.
Los barrios que sumaron estaciones son San Nicolás, Villa Crespo, Almagro, La Boca, Chacarita, San Telmo, Caballito, Recoleta, Balvanera, Boedo y Puerto Madero. La duración promedio de los viajes es de 40 minutos y el tiempo de viaje permitido es de una hora los días de semana, y dos, los fines de semana y feriados.
Según el gobierno de la Ciudad, la red Ecobici seguirá creciendo en las próximas semanas. Para agosto se espera llegar a las 200 estaciones y 2.500 bicis reforzadas.
Mientras cada día se ven a más ciclistas en Buenos Aires, se espera que aumente la concientización por parte de los usuarios en las normas de seguridad y respeto a las normas viales, lo mismo que se pretende de los automiovilistas ante este fenómeno creciente en varias ciudades argentinas.
Otro punto a favor son los programas de financiamiento para la adquisición de bicicletas, que deberían contar con ciertos ajustes para que cuenten con más adeptos y así consolidar un medio de transporte saludable y no contaminante como es la bicicleta, ya que hoy en día no son créditos difundidos o de fácil adquisición.

La Universidad de Cuyo recolectó 15 toneladas de material reciclable

Gracias al programa `UNCuyo Separa sus Residuos´, que junto al cuidado del medioambiente busca generar trabajo y contribuir a la economía de varias cooperativas de Mendoza la Universidad Cuyana logró juntar 15 mil kilos de materiales reciclables en un año.
El coordinador del Centro de Información y Comunicación de la UNCuyo (CICUNC), Mauricio González, destacó la importancia que tiene para la universidad la implementación del proyecto de separación “no solo para generar conciencia entre el alumnado sino para que la idea pueda fortalecerse llevándola al resto de la provincia a través de los distintos municipios y barrios”.
Desde hace un año, el proyecto busca realizar un tratamiento integral de los residuos que los alumnos y docentes producen en la universidad por medio de la separación, clasificación y posterior reciclado de dos sectores diferenciados: envases y papel.`UNCuyo Separa Sus Residuos´ se implementa desde el Programa de Residuos del Instituto de Ciencias Ambientales en articulación con el CICUNC, el área de Articulación Social e Inclusión Educativa y las distintas unidades académicas del Campus.
De esta manera, en el primer año se recuperaron 15 toneladas de material reciclable: tres de la categoría `Envases´ y doce de la categoría `Papel´, para lo cual se pusieron en marcha 115 Islas Internas, 648 Islas de Oficina, 50 Islas Externas y 12 Plataformas de Contenedores.
En 2016 se realizaron 17 charlas ante 1.800 estudiantes, cinco talleres con colegios de la UNCuyo y otros tantos con el personal de Mantenimiento y Servicios; además de entregar 2.000 premios con diferentes juegos y concursos, una veintena de acciones en la comunidad y treinta Promotores Ambientales que multiplicaron el mensaje.
Un sistema que no funcionaría sin el trabajo diario del personal de Mantenimiento y Servicios, los estudiantes, los docentes, el Personal de Apoyo Académico y las autoridades.
Junto a la tarea de selección y recolección, el proyecto impacta en la economía social de Mendoza dado que se compraron 82.000 bolsas confeccionadas por la Cooperativa La Rañatela, donde trabajan jóvenes con capacidades diferentes; mientras la Cooperativa de Recuperadores COREME llenó 81 camiones con material recuperado, lo que le permitió duplicar la cantidad de asociados, de 20 a 40.
Por otro lado, se contrató a la empresa especializada Reciclarg, que se llevó diez toneladas de residuos electrónicos.
Vale destacar que otro logro de la campaña fue obtener la primera mención en la categoría `Comunicación Institucional y Responsabilidad Social´ de los premios `Obrar´ del Consejo Publicitario Argentino.
“Es responsabilidad de la universidad liderar estos proyectos, ya que desde el punto de vista comunicacional nos convertimos en un ejemplo para que esto se transforme en una cultura y que además de cuidar el ambiente se pueda generar trabajo y contribuir a la economía”, explicó Gónzalez.
Durante los recientes festejos por el primer año del proyecto, se impulsaron actividades como la `Expo Sostenible´, que presentó experiencias sustentables impulsadas en dependencias de la Universidad para mostrar que hay caminos alternativos que cuidan el ambiente, generan trabajo y contribuyen a la economía.

Consumo Responsable de Recursos Naturales – Ecología