botella pet

En Argentina se tiran 12 millones de botellas por día

Un reciente informe elaborado por la Universidad de Palermo pone de manifiesto la situación que atraviesa el país en materia de los residuos de PET que llegan a los vertederos.
Según explica el documento elaborado por Estela Mónica López Sardi y Juan José Talarico Obón los residuos constituyen un problema para la sociedad actual, sobre todo en las grandes urbes. “La generación excesiva de residuos sólidos urbanos (RSU) junto con el ineficiente manejo que se hace de los mismos, acarrea problemas ambientales, sociales, políticos y daño a la salud pública.”
Tal como da cuenta la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, en Argentina se generan 12.325.000 toneladas al año de residuos sólidos urbanos.
En el artículo de la UP se explica “El reciclaje de residuos en general y del PET en particular constituye en la actualidad una opción de negocios con buena recepción a nivel de la opinión pública por su relación directa con el cuidado ambiental. A esto se suma que en los últimos años se han desarrollado una serie de ventajas técnicas vinculadas a la actividad, como los detectores ópticos para la separación de plásticos, los sistemas de lavado automatizados, métodos de depuración del agua y los procesos de reciclado químico. Dado que la materia prima para la industria del R-PET proviene de los residuos a priori podemos suponer que es posible disponer de un flujo de materiales constante y de muy bajo precio.”
El estudio, entonces aborda las distintas dificultades que se dan en el país para poder mejorar el proceso de reciclado del PET que solo alcanza el 30% de lo que se arroja a la basura.  Estos puntos son una legislación insuficiente y de poco cumplimiento efectivo. También marcan factores culturales como la falta de motivación, estímulo y conocimiento para la separación en origen. Además de la multiplicidad de actores involucrados en el proceso y la informalidad económica en las etapas intermedias de la recuperación. Por último distinguen las dificultades logísticas para la obtención del PET usado, su transporte y acopio.