agricultura inta

El INTA impulsa la agricultura sustentable

Articulados con el gobierno de La Pampa, técnicos del INTA crearon una Unidad de Monitoreo Ambiental para analizar aguas subterráneas. Además, recomiendan la rotación de cultivos y el uso responsable de los fitosanitarios.
Las producciones intensivas ejercen una gran presión sobre las funciones naturales del sistema, lo que pone en riesgo su normal desempeño. De allí, la necesidad de integrar la biodiversidad a los sistemas agropecuarios para garantizar sustentabilidad a largo plazo. Desde el INTA procuran una mirada trascendental para equilibrar el desarrollo económico con la naturaleza.
De acuerdo con Jorgelina Montoya quien se desempeña como técnica del INTA Anguil, La Pampa–, “la intensificación de los sistemas vino aparejada del aumento en el uso de insumos de síntesis, representando los herbicidas el 87 % del volumen de fitosanitarios comercializados”.
En este sentido, aseguró que “es necesario que los productores y los profesionales del agro se informen sobre los efectos colaterales del uso de los herbicidas que pueden provocar en la salud o en el ambiente, más allá de los beneficios que aportan a nivel productivo”.
“Desde el INTA –explicó la especialista– procuramos una mirada integral del sistema para una producción armoniosa y complementaria con el ambiente, al tiempo que propiciamos las buenas prácticas de manejo como estrategia clave”.
Con estas premisas como base y, de la mano del gobierno de La Pampa, los especialistas del INTA integraron una Unidad de Monitoreo Ambiental con el objetivo inicial de toma de muestras de agua subterránea de la red pública que abastece de agua a las distintas ciudades de la provincia.
“Si bien en más de 2/3 de la provincia no se utilizan plaguicidas, existe un área agrícola que sí aplica fitosanitarios”, especificó Montoya quien, además, reveló que “existía un interrogante a escala provincial sobre si existían o no residuos de plaguicidas en el agua que preocupan tanto en cuanto a la salud”.
A su vez, hizo referencia a que, desde hace siete años, desde el proyecto de contaminación difusa, el INTA impulsa el monitoreo en escenarios vulnerables a la contaminación, ya sea con trabajos de manera individual o en establecimientos agropecuarios. “Esto fue el puntapié inicial para que el gobierno de la provincia tome esto como una política pública y establezca esta red de monitoreo”, argumentó.