Archivo de la categoría: Organizaciones

Pocos avances en la aplicación de la Ley de Bosques

Desmonte y deforestacion en chacoA cinco años de la sanción de la Ley de Bosques, Greenpeace, la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) y la Fundación Vida Silvestre Argentina elaboraron un informe en el que advierten pocos avances en su implementación y demandan su estricto cumplimiento.
Las organizaciones señalaron que “la sanción de la Ley de Bosques significó un avance sin precedentes en materia ambiental para nuestro país, y un logro trascendental en la participación de la sociedad civil en el reclamo efectivo de una norma de protección ambiental. No obstante ello, su implementación efectiva enfrenta severas dificultades que deben ser resueltas”.
De esta manera, los ambientalistas advirtieron que la moratoria a nuevos permisos de desmontes establecida por Ley de Bosques no fue respetada, según datos oficiales, durante ese período se deforestaron más de 470.000 hectáreas.
El informe “Ley de Bosques: 5 años con pocos avances” indica que “si bien desde la sanción de la Ley de Bosques el promedio de deforestación anual disminuyó casi un 20% (pasó de aproximadamente 280.000 a 230.000 hectáreas al año), el mismo sigue siendo muy elevado: según datos oficiales entre 2008 y 2011 se desmontaron 932.109 hectáreas. Santiago del Estero (399.660 ha), Salta (222.868 ha), Formosa (113.109 ha) y Chaco (102.592 ha) han sido las provincias con mayor deforestación”.
Las organizaciones estimaron, en base a información oficial y de otras organizaciones sociales, que desde la sanción de la ley hasta fines de 2012 se deforestaron 1.145.044 hectáreas.
Los ambientalistas destacaron que veinte provincias han realizado el Ordenamiento Territorial de sus Bosques Nativos y los han refrendado mediante una ley provincial, y que “desde su aprobación en las provincias de Chaco, Misiones y San Luis la deforestación disminuyó aproximadamente un 50%”.
Sin embargo, advirtieron que los ordenamientos de Córdoba, Corrientes y Formosa fueron muy cuestionados por organizaciones sociales e instituciones académicas por no cumplir varios artículos y criterios de la ley nacional; mientras que las provincias que aún no los han sancionado mediante una ley provincial son Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe.
Las organizaciones manifestaron su preocupación porque se han realizado más desmontes en zonas protegidas por la norma que en aquellas zonas en las que sí está permitido por la ley: Santiago del Estero (195.001 ha desmontadas en amarillo y 6.719 ha en rojo), Salta (31.749 ha en amarillo y 8.080 ha en rojo) y Chaco (21.749 ha en amarillo) son los casos más graves.
En ese sentido indicaron que Santiago del Estero, Salta, Chaco y Córdoba han autorizado desmontes selectivos para ganadería intensiva en bosques clasificados la Categoría II – amarillo, lo que resulta violatorio de la normativa nacional.
“En Santiago del Estero han aumentado los conflictos de tierras y se han vuelto cada vez más violentos. Muchos están directamente vinculados con la deforestación. A pesar de esto, no se han realizado audiencias públicas antes de autorizar desmontes, lo que viola el artículo 26 de la Ley 26.331”, señalaron.
Por su parte, los ambientalistas advirtieron que en la provincia de Salta se han ejecutado permisos de desmontes otorgados en forma especulativa antes de la sanción de la Ley de Bosques, y que muchos de esos desmontes fueron realizados en zonas protegidas por el Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, inclusive en los cuatro departamentos donde se habían suspendido los desmontes por un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Además, señalaron que la provincia “ha realizado recategorizaciones prediales cambiando (a solicitud del titular del predio) la zonificación establecida en el Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos para autorizar desmontes”.
El informe detalla la constante falta de presupuesto para la conservación y el uso sustentable de los bosques nativos. En ese sentido, se indica que en 2013 los fondos serán 10 veces menos que lo establecido por la Ley de Bosques: tan sólo $ 230 millones; cuando debieron haber alcanzado los $ 2.300 millones. Además, se advierte sobre la falta de eficiencia y transparencia en la implementación de los recursos que las provincias han recibido hasta el momento, que tienen una importante subejecución.
Finalmente las organizaciones ecologistas demandaron respetar en forma estricta las restricciones a los desmontes establecidas por los Ordenamientos Territoriales de Bosques Nativos; la realización de audiencias públicas antes de autorizar desmontes; no autorizar desmontes en bosques habitados y/o utilizados por campesinos e indígenas; controlar y castigar fuertemente la deforestación ilegal; y completar e implementar en forma eficiente y transparente los fondos.

Se acelera la deforestación en el Amazonas

deforestacion amazonasTras años de logros en la lucha contra la destrucción de la selva amazónica, Brasil estaría sufriendo un incremento de la deforestación por la entrada de agricultores, leñadores, mineros y constructores a un territorio previamente intacto, según datos recopilados por el Gobierno y por investigadores independientes.
Imazon, un centro brasileño de investigación que rastrea la deforestación mediante el uso de imágenes por satélite, dijo en un informe reciente que en diciembre la destrucción de la selva más extensa del mundo subió por cuarto mes consecutivo.
Según datos de Imazon, en los últimos cinco meses de 2012 la deforestación acumulada sumó 1.288 kilómetros cuadrados de tierras -equivalentes a la superficie de Los Angeles, California-, superando en más del doble el total de áreas deforestadas que detectó en el mismo periodo de 2011.
Datos preliminares de la agencia espacial de Brasil -que realiza sus propias estimaciones mensuales- también sugieren un incremento en la deforestación entre agosto y octubre, el último mes para el que ha entregado datos.
Los investigadores y responsables del Gobierno dicen que se requiere más información para confirmar que actualmente hay un giro de 180 grados en la que había sido una rebaja constante en la deforestación en los últimos años.
Entre otras variables, las nubes de la actual temporada de lluvias definitivamente afectan las imágenes. Datos adicionales podrían ayudar a esclarecer si los nuevos vacíos en la selva se deben a talas e incendios o si la disminución se produjo por motivos naturales.
Si el aumento de la deforestación se mantiene, se confirmarían los crecientes temores de científicos y de ecologistas de que los cambios en las políticas ambientales de Brasil, el aumento en las incursiones de empresas y los proyectos de infraestructura respaldados por el Gobierno están anulando los avances en la lucha para proteger a la región.
La selva del Amazonas posee casi un 12 por ciento de las reservas de agua dulce del planeta. Además es una importante fuente de oxígeno y alberga un número no determinado de plantas y especies animales.
“El contexto está listo para que la destrucción se intensifique”, dijo Paulo Moutinho, director ejecutivo del Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonía (IPAM, por su sigla en portugués). “Está claro que fácilmente los niveles podrían seguir aumentando”, agregó.
Las autoridades piden cautela y destacan que la tendencia a largo plazo es que haya progresos contra la deforestación.
“Es demasiado pronto para dar la alarma”, dijo Francisco Oliveira, director de políticas contra la deforestación del Ministerio de Medio Ambiente de Brasil. “Después de que se desvanezcan las nubes aparecerá un cuadro más completo”, añadió.

Preocupación de la FAO por el desperdicio de alimentos

alimentos desperdicioEn un reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) cada año se tiran a la basura 1.300 toneladas de alimentos en buen estado, es decir, comida que está en buenas condiciones, comida que sirve.
Esto implica que si pudiera redistribuirse ese caudal de alimentos, se acabaría con el hambre en el mundo. El mensaje de alerta es para todos los involucrados en la cadena alimenticia, desde los productores hasta los consumidores y con una mirada especial en países desarrollados.
Think.Eat.Save. Reduce Your Foodprin t (“Piensa. Aliméntate. Ahorra. Reduce tu huella alimentaria”) es el nombre de la campaña. “En un mundo de siete mil millones de habitantes, que aumentarán a nueve mil millones en 2050, el desperdicio de alimentos no tiene sentido ni a nivel económico, ni ambiental ni ético –aseguró el secretario general adjunto de la ONU y director ejecutivo del PNUMA, Achim Steiner–. Aparte del costo que conlleva, toda la tierra, el agua, los fertilizantes y la mano de obra necesarios para cultivar esos alimentos se pierde. Por no hablar de las emisiones de gases de efecto invernadero producidos por la descomposición de los alimentos en vertederos y el transporte de los alimentos que finalmente se desechan. Para hacer realidad la visión de un mundo sostenible necesitamos transformar la manera en que producimos y consumimos nuestros recursos naturales”.
“Juntos podemos revertir esta tendencia inaceptable y mejorar la vida de las personas. En las regiones industrializadas, casi la mitad del total de alimentos desperdiciados, alrededor de 300 millones de toneladas al año, se debe a que los productores, minoristas y consumidores desechan alimentos que todavía son aptos para el consumo –aseguró el director general de la FAO, José Graziano da Silva–. Es más que la producción total neta de alimentos de Africa subsahariana, y sería suficiente para alimentar a los cerca de 870 millones de personas con hambre en el mundo”.
Los consumidores en Europa, América del Norte y Oceanía tiran per cápita entre 95 y 115 kilos de comida al año, mientras que las personas que viven en el África subsahariana y el sudeste de Asia, según datos de la FAO y PNUMA, tiran entre 6 y 11 kilos. En Latinoamérica se tiran 100 millones de toneladas al año. “Esta cifra indica que entre el 10 y el 15 por ciento de los alimentos que se producen en la región jamás llega al estómago de una persona –dijo Robert Van Otterdijk, experto de FAO–. El problema son las exigencias europeas, que a veces se fijan más en lo estético que en lo nutricional.
Durante los próximos días seguiremos hablando sobre esta problemática y publicaremos los consejos de la FAO para combatir esta problemática.